• Lia Tapia

EL MIEDO A BRILLAR Y EL SÍNDROME DE SOLOMON ¡Éxito = Pasión, excelencia, persistencia y audacia!

Actualizado: may 9



Desde que estudié en la universidad materias relacionadas a psicología social o individual, el resultado de los experimentos que se han realizado en este campo siempre me ha impactado y me ha hecho reflexionar mucho acerca de la naturaleza del ser humano y su comportamiento.

El primer experimento en psicología social lo realizó Norman Triplett en 1897, quien consiguió demostrar que la velocidad de los ciclistas era mayor cuando competían con otros que cuando

estaban solos. Parece que somos competitivos por naturaleza, interesante, ¿verdad?

Maximilien Ringelmann, ingeniero agrónomo francés (1861-1931), estaba interesado en conocer las

circunstancias en que el hombre ofrecía el máximo rendimiento, por lo que realizó un experimento

físico para medir la diferencia entre el esfuerzo en solitario y el esfuerzo colectivo, haciendo que una

serie de individuos y grupos tirasen de una cuerda conectada a un extensómetro. La conclusión a la

que llegó Ringelmann es que cuando aumenta el número de personas para realizar una tarea,

disminuye el esfuerzo individual.

Tal vez ahora te expliques muchas cosas de los grupos de trabajo y la productividad.

A partir de entonces, se ha escrito e investigado ampliamente sobre el efecto Ringelmann,

posteriormente incluso se ha creado el término "Holgazanería Social" (Social Loafing).

Pero hoy quiero escribir sobre otro fenómeno social que me preocupa últimamente: el Síndrome de

Solomon.

Gracias al trabajo del psicólogo estadounidense Solomon Asch y a su famoso experimento de

Asch podemos ponerle nombre a un fenómeno que desafortunadamente sucede cada día en los

colegios, en las empresas, en los grupos de amigos,…


“El Síndrome de Solomon define el fenómeno a través del cual, la presión social nos lleva a decir y hacer cosas ajenas a nuestra voluntad por el deseo de ser aceptados en el grupo y en especial por miedo. ¿Miedo a qué? A destacar, a ser diferentes a los demás, a la crítica, al rechazo, a la envidia, a no ser aceptados, al ridículo."

Hablar del Síndrome de Solomon es hablar de la presión que ejerce el grupo social sobre quienes sobresalen por su talento, esfuerzo, conocimientos, aspecto físico, valores, inteligencia, resultados, etc.

Somos capaces de defender en voz alta y delante de los demás, argumentos opuestos a nuestras

propias percepciones y creencias simplemente porque otros lo han hecho antes, porque se espera de

nosotros que lo hagamos o porque queremos integrarnos en el grupo.

“La conformidad es el proceso por medio del cual los miembros de un grupo social cambian sus pensamientos, decisiones y comportamientos para encajar

con la opinión de la mayoría”.

- Solomon Asch

¿Pero por qué motivo alguien preferiría no destacar en algún campo en el que es bueno? Pues por no

despertar envidias, por pasar desapercibido, por timidez, por problemas de autoestima, por miedo a

aguantar críticas…

El miedo que se esconde por la posibilidad de ser criticados es el mismo miedo que nos impedirá alcanzar el éxito.



Miedo a nuestra propia capacidad de grandeza


¿Cuántos de nosotros evitamos llamar la atención por temor a que nuestras virtudes y nuestros

logros molesten a los demás?

¿Acaso no creemos en demasiadas ocasiones que nuestro valor como personas depende de cómo nos

vean los demás?

¿Qué tipo de sociedad condena el talento y el éxito ajeno?

Me encanta la fábula de la luciérnaga y el sapo de Juan Eugenio Hartzenbusch porque de una

manera muy sencilla y didáctica es capaz de describir cómo la envidia por lo que hace diferente y

especial al otro llega al extremo de querer acabar con él:


En el silencio de la noche oscura

sale de la espesura

incauta la luciérnaga modesta,

y su templado brillo

luce en la oscuridad el gusanillo.

Un sapo vil, a quien la luz enoja,

tiro traidor le asesta,

y de su boca inmunda

la saliva mortífera le arroja.

La luciérnaga dijo moribunda:

¿Qué te hice yo para que así atentaras

a mi vida inocente?

Y el monstruo respondió: Bicho imprudente,

siempre las distinciones valen caras:

no te escupiera yo, si no brillaras.


Qué pena que haya personas que estén en este mundo sin querer dejar brillar su luz por miedo a que

aparezca algún sapo como en la fábula, con lo bonito que sería ver el resplandor de muchas

luciérnagas brillando en el cielo.

Apagar nuestro destello porque creemos que de este modo encajaremos mejor en la sociedad es

el peor error que podemos cometer.

No podemos sentirnos mal por ser nosotros mismos y mucho menos por desarrollar todo nuestro

potencial, es nuestro deber crecer personal y profesionalmente hasta el máximo y ayudar a los demás

a hacerlo.

En el mundo de la empresa nos encontraremos muy a menudo con compañeros y con jefes que

son felices fomentando el Síndrome de Solomon. Son sapos disfrazados que disimuladamente van

escupiendo a todas las luciérnagas que molestan con su brillo.

Detrás de todas estas conductas se esconde una vieja conocida: la envidia.



Para Aristóteles, la envidia se experimenta sobre todo en relación con personas con las cuales se

puede entrar en competencia, aquellas que percibimos que están situadas de alguna manera en nuestro mismo nivel y por lo tanto suponen una amenaza: “Envidiamos a las personas cercanas en el tiempo, el espacio, la edad o la reputación (…) y a aquellas de las cuales somos rivales.”

Me resulta muy curioso el control psicológico-social que el mito de la diosa Némesis ejercía sobre el

pueblo griego. Allí donde Némesis se encontraba, había envidia y represalia, y surgían los desacuerdos

más terribles. Vigilaba, además, porque la justicia de los dioses se cumpliera con todo detalle entre los mortales. Estos nunca podrían sobrepasarse en sus atribuciones y, si lo hacían, Némesis se encargaba de infligirles un severo castigo. La mediocridad pasó a ser la norma general para no caer en las garras de la Némesis. La mejor manera de evitar ser castigado por la Némesis era no sobresalir.

No en vano, la equivalente romana de Némesis es, en gran parte de sus funciones, envidia.

Parece que evitar que los demás destaquen no es nada nuevo...

El síndrome de Solomon saca el verdadero lado oscuro de la condición humana, para luchar contra

él nada mejor que:

- Luchar contra la conformidad.

- Buscar nuestra identidad, lo que nos hace únicos, diferentes.

- Trabajar en nuestra autoestima, en nuestra inteligencia emocional.

- Reconocer y celebrar el talento y el éxito ajenos.

- Superar el miedo y dejar salir nuestro brillo.

Sé que hay demasiados sapos en el mundo de la empresa, pero estoy convencida de que mis queridas

luciérnagas cada vez serán más numerosas y se atreverán a brillar con más intensidad.

“Nuestro miedo más profundo no es no ser capaces.

Nuestro miedo más profundo es que somos enormemente poderosos.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos asusta.

Nos preguntamos, quién soy yo para ser brillante, atractivo, talentoso, fabuloso.

El disminuirse no le sirve al mundo.

No hay nada de sabiduría en encogerse para que otros no se sientan inseguros cerca de uno.

Estamos predestinados a brillar, como los niños lo hacen.

Y cuando dejamos que nuestra luz brille, inconscientemente permitimos que otros hagan lo

mismo.

Al liberarnos de nuestros propios miedos, nuestra presencia automáticamente libera a otros.”

- Marianne Williamson


#miedo #grandeza #fear #envy #coaching #potential #success #exito #potencial #bienestar #pnl #corage #valentía #courage #light #shine #brilla

Entradas Recientes

Ver todo

Aprovechando el tiempo, ¡ahora!

¿Qué harías si te dijeran que te quedan pocos días en esta Tierra? Sí, sé que puede sonar algo extraña la interrogante, más si, gracias a Dios, gozas de perfecta salud, sin embargo, tengo que confesar

ContactO
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Google+ Icon

Coco del Mar, San Francisco 

Ciudad de Panamá​, Rep. de Panamá

Cel/WhatsApp:  +507 6612.2257

E-mail:  liatapiav@gmail.com

© 2020 Lia Tapia Neuro Wellness Coach & Master Trainer